viernes, 29 de julio de 2016

Nº3: Bringing It All Back Home (1965).

Cuando te interesas por cualquier artista, por algún disco tienes que empezar. Y creo que para los neófitos del genio de Duluth no existe mejor punto de partida que Bringing It All Back Home. Esta obra maestra (una mas) es quizás la pierda angular sobre la que pivota y se sustenta todo el legado dylaniano. Es el disco en el que confluyen muchos (no todos) de los caminos que Dylan exploró durante toda su carrera. Es el álbum de su verdadera explosión creativa, donde empezó a abrazar el rock y a madurarlo hasta convertirlo en lo que todos conocemos. Yo lo descubrí tarde, curiosamente. Sobre todo porque ya disponía de muchas de sus canciones en algunos recopilatorios. Pero hoy en día considero Bringing It All Back Home como un disco esencial en el devenir de la música popular. Y como comentaba, es el que recomiendo como iniciático para amigos que quieren interesarse por el artista.

El titulo es toda una declaración de intenciones. En 1965 la invasión británica abrumaba la atención mediática de la juventud norteamericana. Los sonidos que salían de las composiciones de los Beatles, Stones, Kinks, Who….etc, copaban las listas y los medios. Pero Dylan, en un ejercicio de autoafirmación como pocos en la historia del rock, deja claro en esta colección de canciones que la esencia y la raíz del rock, del folk, del country y hasta del futuro rap (si!) pertenecían a su país. El álbum puede presumir de contener una de las mas contundentes secuencias de canciones de la historia del album como obra. Ya sabéis. En la cara A Dylan explora su lado mas rock y experimental (algo que los fans mas hardcore de su lado folk consideraron un espanto) y en la Cara B recoge cuatro piezas acústicas (no folk, eso es otra cosa) absolutamente insuperables. Un álbum maduro y adelantado a su tiempo. De aquí cogería carrerilla y en año y medio entregaría la famosa trilogía mercurial que le hizo eterno. Pero Bringing It All Back Home es el disco que contiene Mr Tambourine Man, It´s All Right Ma, Subterranean Homesick Blues, Gates Of Eden, Maggie´s Farm, Love Minus Zero, It´s All Over Now Baby Blue, Bob Dylan´s 115th Dream, On The Road Again, She Belongs To Me, Outlaw Blues. Si, he puesto todas. Imposible dejar a ninguna fuera. Es el disco perfecto.

Lo mejor: Su excepcional concepción estructural. El paso definitivo de Dylan al rock. Sus composiciones.
Lo peor: Quizás el menor reconocimiento popular que tiene en comparación con sus dos compañeros de trilogía.

jueves, 28 de julio de 2016

Be Here Now.

Cuando leí la noticia que Oasis iba a a publicar una reedición ampliada de su album de 1997 Be Here Now no lo pude entender. Ampliar y estirar mas todavía un disco de por si ya estirado y sobrecargado? Hoy día todo vale con tal de vender los pocos discos que aun se venden. Y supongo que a los completistas les viene perfecto. Pero no todos los discos "merecen" una reedicion de este estilo. No todo vale. O si? Debo decir que siempre me gustaron mucho estos tipos. Si, copian a los Beatles, Stones, etc...y bla bla. Si, pero a mi nunca me supuso un problema. Como muchos, pasé por mi etapa de fan para poco a poco perder el interés, y posteriormente recuperarlo por fases. Pero ampliar Be Here Now? No por dios. Ese no.

Me parece el disco mas pobre de Oasis. No el que peor canciones tiene. Ni tampoco el que peor suena. Simplemente, me parece pobre, vacío. En 1997 el mundo estaba a sus pies y hasta recuerdo que la publicación en Inglaterra de este disco fue noticia en los telediarios. Después de los éxitos de Definitely Maybe y Morning Glory, en UKveneraban a sus nuevos hijos adoptivos. Pero el error fue monumental. Me gustan cosas como Stand By Me, Don´t Go Away o Do You Know What I Mean?, pero el resto del disco me parece que representa el verdadero epitafio de lo que fue el Brit Pop. Todo lo excesivo de aquella época, simbolizado en unas composiciones absolutamente sobrecargadas y ampulosas. No levantaron cabeza hasta el para mi mas que estimable Don´t Believe The Truth. Pero como digo, hoy en día todo vale. Cualquier disco es digno de una reedciion ampliada. El negocio se muere.


miércoles, 27 de julio de 2016

Nº4: Time Out Of Mind (1997).

Tengo claro que el origen de este extraordinario disco de Bob Dylan hay que situarlo en 1989, cuando entregó aquel mas que notable Oh Mercy. Ambos discos están producidos por el geniecillo Daniel Lanois, y ambos discos tienen en común un elemento: simbolizan la resurrección creativa del mejor Dylan en dos periodos de su carrera donde pocos daban un duro por el. Amen de que muchos elementos de producción y sonido son similares. Pero Time Out Of Mind también tiene otros dos puntos de apoyo: los dos discos de versiones que Dylan editó en 1992 y 1993 y que alguna manera volvieron a dar luz al maestro. Para 1997 tenia todo lo que quería: tiempo, a Lanois, y canciones. Sobre todo canciones. Y varias de las que contiene este disco están sin duda, entre lo mejor de su obra. 

Recuerdo que cuando salió y lo compré, Love Sick me dejó de piedra. Esas frases, ese sonido….era un nuevo Dylan. Rejuvenecido pero al mismo tiempo ya maduro. Extraordinario comienzo. El disco cala en el oyente de forma sigilosa. Alterna extraordinarias canciones de corte melódico y emocional (Tryin´ To Get To Heaven, Standing In The Doorway, Make You Feel My Love) con sensacionales piezas bluseras o de sabor añejo (Million Miles, Dirt Road Blues, Could Irons Bound). El equilibrio y la secuenciación son perfectas. Not Dark Yet reluce desde su fondo confesional y unos acordes atmosféricos maravillosos. El trabajo de Lanois es deslumbrante. Supo entender al genio a la perfección, aunque la relación se resintiese y no volviesen a colaborar juntos. El álbum lo remata con la épica y pelín larga Highlands, pero no desentona el resultado final. Time Out Of Mind es un álbum inmenso, que adquiere mayor envergadura con el paso de los años y cuyo esencial papel revitalista en la carrera de Dylan lo llevó hasta nuestros días (y ganar Grammys y todo). Un álbum seminal y esencial en 1997. 

Lo mejor: La profundidad en fondo y forma y el nivel de las canciones. La producción de Lanois. Un "nuevo" Dylan.
Lo peor. Quizás se le va la mano en la duración de Highlands. Que Dylan y Lanois acabaran tan mal para no poder repetir otra colaboración.

viernes, 22 de julio de 2016

Nº5: Highway 61 Revisited (1965).

Poner en quinto lugar de mis preferencias dylanianas a uno de los discos de rock mas definitivos de todos los tiempos tiene su lado osado, no lo voy a negar. Y lo reconozco. He leído centenares de paginas sobre este disco. De lo que supuso y sigue suponiendo. Sin animo de parecer grandilocuente, de aquí nace todo, o casi todo. El rock tal y como lo conocemos, el punk (ese primer golpe de batería de una cancion llamada Like A Rolling Stone, os suena?), y la madurez de la música popular como un arte. Se veía venir y Dylan nos avisó ese mismo 1965 (Bringing It All Back Home). Pero aquí sentó cátedra con una colección de canciones que resisten tempestades y el paso de las generaciones. Sencillamente insuperable.

Like A Ralling Stone cambió la psique y la vida de muchos en 1965. La canción rock mas decisiva de la música del siglo XX. No debería haber debate ante una canción tan trascendetal. Hay hasta libros dedicados en exclusiva a esta epopeya hecha canción. Pero Like A Rolling Stone, a pesar de su poder intacto, no oscurece el legado de Dylan en este album. Desolation Row es otra de las grandes. Sus once épicos minutos de confesión, llevan al oyente a escarbar en mundos que hasta entonces no se habían tratado en el rock. La ironía presente en la enigmática Ballad Of A Thin Man y la deliciosa (y debilidad personal) It Takes a Lot to Laugh, It Takes a Train to Cry completan el poker de ases del disco. Pero hay mas sensaciones. Búscalas en From A Buick 6 o  en la preciosa Queen Jean Approximately. O en la atronadora Tombstone Blues. Un disco que representa una de las cimas de la historia del rock. O no es así, Mr Jones?

Lo mejor: Las grandes canciones que atesora y el retrato que hace del artista en plena explosión creativa.
Lo peor: Quizás una instrumentación algo sobrepasada en determinados momentos (no me maten dylanitas).

jueves, 21 de julio de 2016

Shake Your Money Maker.

La publicación de una biografía en castellano sobre los Black Crowes (que estoy deseando tener en mis manos para pasar en su compañía este mes de Agosto, no se porqué pero en vacaciones siempre me vuelvo mas rockero, mas Stone...) ha hecho que vuelva a sacar de la estantería varios de sus discos. Sinceramente, una banda irrepetible y con una discografía aplastante. No observo pasos en falso (ni si quiera el infravalorado By Your Side) y si muchas y enormes canciones. Nadie se pone de acuerdo en elegir su mejor disco porque yo creo que su obra, como con la de los grandes, hay que entenderla en conjunto. No entendería a los Black Crowes sin Amorica pero tampoco sin Lions, por ejemplo. Es todo el conjunto (ademas de su irresistible directo, pruebas oficiales hay unas cuantas) lo que les hizo fascinantes.

En 1990, con quince años, suenan seguidos en el puticrios (llámese discoteca para adolescentes a la que solía acudir los sábados por la tarde con mis amigos) el Jelous Again y el Hard To Handle, y me quedo de piedra. Y eso que aun no sabia de la existencia de Sticky Fingers, por ejemplo. Los Black Crowes abrieron mi puerta al rock sureño y de raices antes que ninguno. Ni siquiera Bob Dylan o los mismísimos Stones.. Les debo mucho. Y Shake Your Money Maker (que no es mi numero uno entre sus discos) sigue produciéndome esas sensaciones de libertad y despreocupación que tenia con aquella edad. Escuchando temas como Sister Luck uno siente que vuela y que no hay nada mejor que el rock n roll. Y es verdad. Lo mismo con Seeing Things, la fabulosa She Talks To Angels (es para llorar de lo hermosa que es) o Thick N' Thin. Diez canciones de diez. Un álbum de diez. Pero solo era el debut. Lo mejor vendría después. I miss The Black Crowes. Volved de vuestra guarida! Sueño despierto.


miércoles, 20 de julio de 2016

Night Thoughts.

Suede han vuelto a hacer otro señor disco. Nunca fueron infalibles (Head Music) pero en mi caso siempre me parecieron el grupo mas brillante e inteligente (junto a Radiohead) de su generación. Su trilogía inicial es básica y aunque luego perdieron quizás algo de inspiración, el descanso les vino muy bien. Me tomo sus últimos dos trabajos como una nueva etapa en el grupo y procuro no comparar su producción actual con la que facturaron entre 1993 y 1996, que a todas luces, siempre será insuperable. Por ello he celebrado este Night Thoughts como si fuera algo nuevo y excitante. Y es que lo es. Como también lo fue el mas que notable Bloodsports. La esencia de Suede sigue estando viva y latente.

Los temas y las letras no han cambiado. Brett Anderson sigue obsesionado con la juventud (When You Are Young, Outsiders), la nostalgia (No Tomorrow, Like Kids) y las complicaciones en la comunicación de las relaciones de pareja (I Can't Give Her What She Wants, I Don't Know How To Reach You, What I'm Trying To Tell You). No es un problema. Es marca de la casa. Os suena Dog Man Star? Pues eso. Ademas, el líder de Suede canta como los ángeles, no habiendo perdido un ápice de su encanto y ganando en madurez. Las melodías son hermosas (algunas mas inmediatas como No Tomorrow o Outsiders, y otras mas profundas como I Don´t Want To Reach You),  y el conjunto es robusto y muy disfrutable. Por supuesto esta Bowie, y los Smiths, y cierta sensación a deja vu (es lo que tiene llevar tantos años en el negocio), pero son Suede, carajo. Y eso es gama alta en esto del rock. 


martes, 19 de julio de 2016

Moments Of Pleasure.


Some moments that I've had
Some moments of pleasure

I think about us lying
Lying on a beach somewhere
I think about us diving
Diving off a rock, into another moment

The case of George the Wipe
Oh God I can't stop laughing
This sense of humour of mine
It isn't funny at all
Oh but we sit up all night
Talking about it

Just being alive
It can really hurt
And these moments given
Are a gift from time

On a balcony in New York
It's just started to snow
He meets us at the lift
Like Douglas Fairbanks
Waving his walking stick
But he isn't well at all
The buildings of New York
Look just like mountains through the snow

Just being alive
It can really hurt
And these moments given
Are a gift from time
Just let us try
To give these moments back
To those we love
To those who will survive

And I can hear my mother saying
"Every old sock meets an old shoe"
Isn't that a great saying?
"Every old sock meets an old shoe"
Here come the Hills of Time

Hey there Maureen,

Hey there Bubba,
Dancing down the aisle of a plane,

'S Murph, playing his guitar refrain,

Hey there Teddy,
Spinning in the chair at Abbey Road,

Hey there Michael,
Do you really love me?

Hey there Bill,
Could you turn the lights up?

jueves, 14 de julio de 2016

Nº6: Street Legal (1978).

Street Legal fue el disco con el que conocí a Bob Dylan. Podría haber sido cualquier otro, pero no, fue este. Gracias a mi tío y en unas Navidades de 1990. Todavía recuerdo: "Has escuchado a Bob Dylan?". Me preguntó. Le dije que me sonaba el nombre pero que nunca lo había escuchado. Y de una estantería extrajo el vinilo de Street Legal (con los títulos de las canciones en castellano, por cierto, y que aun conservo). Changing Of The Guards hizo el resto. Estuve obsesionado con esa canción durante años y años. De hecho, aun lo estoy. Y Street Legal, de alguna manera, fue el disco o la llave que me abrió los ojos a la música americana, que a día de hoy es la que mas me apasiona en conjunto.

El album tuvo mucho tirón en España. Ya lo tuvo Desire en 1976/77 y Street Legal continuo la gran aceptación que por aquella época (una vez muerto el caudillo) tuvieron las canciones de Bob. El disco es hermoso, expresivo, con un claro componente gospel que ya nos adelantaba lo que vino después. Is Your Love In Vain? es una de sus grandes baladas de siempre. Baby, Stop Crying es otra pieza de hermoso trato emocional. La mencionada Changing Of The Guards es una épica obra de estrofas imposibles y que cuenta con una cadencia melódica irrepetible. Obra maestra. Pero confieso que mi pasión por este disco se sustenta y mucho en tres canciones situadas al final de la colección: True Love Tends to Forget (se puede titular una cancion confesional mejor?), We Better Talk This Over y la enorme Where Are You Tonight? (Journey Through Dark Heat). Lo tengo en vinilo y del uso apenas se escucha. Con la copia en CD la cosa mejora, porque de todos es sabido que la producción del álbum original no fue del todo acertada. Para mi, otra obra maestra que entra como un tiro desde la propia portada.

Lo mejor: Su musicalidad. El manto gospel que cubre las composiciones. Y varias de sus mejores canciones mas desconocidas.
Lo peor: El sonido en sus primeras ediciones en vinilo y la algo monótona y superflua New Pony, que de alguna manera, rompe el ritmo del album.

miércoles, 13 de julio de 2016

Nº7: The Freewheelin' Bob Dylan (1963).


Llegamos a una de las obras de cabecera. No solo en la carrera de Dylan sino de la historia del rock. Me da hasta apuro comentar algo sobre un disco sobre el que se ha escrito tanto (y se seguirá escribiendo). Que puedo aportar yo salvo mi humilde sensación al escucharlo? El disco en el que la pequeña oruga callejera se convirtió en la mariposa del mundo del folk. El salto cualitativo que supuso este álbum en la carrera del maestro comparándolo con el debut es inmenso. Como inmenso fue su calado entre la comunidad folk y la invasión británica (Beatles y Stones a la cabeza). Quien era este tipo que con una simple acústica y una voz tan particular nos contaba todas esas historias de amor y desamor, de guerras y lluvias? De donde había salido? Pete Seeger y Joan Vaez, adalides del movimiento folk lo adoptaron como un hijo y Dylan no puso peros. Pero no se dieron cuenta (si en Newport unos pocos años después) que este chico iba mucho mas allá del molde que ellos querían construir. Para Dylan, este disco fue el reflejo emocional de una etapa en su vida. No iba a tener continuidad mas allá de uno o dos discos mas.

The Freewheelin es la gran banda sonora de los primeros años sesenta. JFK, la marcha sobre Washington, Luther King, los conflictos raciales, la guerra fría....Y todo a través de unas canciones memorables, únicas, que dispararon a Dylan a unos grados de atención mediática permanentes e inéditos para un músico de su edad. Hasta tal punto que los no aficionados o conocedores de la obra del maestro, lo tienen totalmente asociado (aun hoy día) a esa imagen de chico ensoñador, guitarra en mano y armónica en boca, cantando los versos de himnos como Blowin In The Wind o A Hard Day ´s A Gonna Fall. Pero ahí están piezas del calibre de Masters Of War, Girl From The North Country, Don´t Think Twice It´s All Right, Corrina Corrina, Bob Dylan´s Dream, Oxford Town..... , Que mas puedo decir? Ah si, la portada. Maravillosa e inolvidable.

Lo mejor: Las canciones. Su madurez. Su calado generacional. La portada.
Lo peor: El estigma que supuso para Dylan el empezar a ser recordado eternamente (y por la memoria colectiva) por la imagen proyectada en este disco y en esta época. 

martes, 12 de julio de 2016

Version 2.0.

Anoche, mientras escuchaba el ultimo álbum de Garbage me preguntaba: Que sentido tiene que un grupo como Garbage publique un nuevo disco en 2016? No supe que responder (me). Supongo que ninguno o todo el sentido del mundo. La música es (o debería ser) el arte mas libre y mientras uno quiera y tenga ganas, puede publicar lo que lo le salga de ahí. Y porque no Garbage? Si que debo confesar que al margen de esa autoreflexion me decepcionó sobremanera su nuevo album (lo llevan haciendo desde varios años atrás) y la propuesta nuevamente me resulto carente de emoción. Su artificiosidad (que en sus primeros tiempos era parte de su encanto) está intacta pero ya muy sobada. Por eso me cuesta que sus ultimas propuestas me parezcan interesantes tras varias escuchas. 

Para solucionar una nueva decepción de las huestes de Butch Vig, hoy he venido al trabajo escuchando su segundo album, al que hacia lustros que no me acercaba temiendo encontrarme con una decepción de un disco que antaño me gustó muchísimo. Pero no ha sido así. Mantiene la frescura y las ganas de hacer algo diferente en aquellos años. Fueron un grupo valiente, en cierta manera. Su primer disco me sigue pareciendo excelente y este segundo lo mismo. Música que entra a la primera a pesar del batiburrillo de sonidos y producciones que tiene detrás. Canciones como Special, Medication, When I Grew Up, I Think I´m Paranoid o Push It mantienen toda su energía generacional. Y la que siempre fue mi favorita, la envolvente The trick Is To keep Breathing me ha vuelto a producir las mismas sensaciones placenteras de antaño. Si, eran (y son) artificiosos (que no artificiales), hace tiempo que perdieron su sitio e interés, pero eso no evita que sus dos primeros discos sean relevantes para aquellos que vivimos su salida con veintipocos.


lunes, 11 de julio de 2016

Nº8: New Morning (1970).

Me fascina Dylan por muchas razones. La principal, la meramente musical, obviamente. Pero hay mas factores que te llevan a adorar a este señor por encima de muchas cosas. Y una de ellas es el enorme peso que su vida y sus diferentes momentos vitales han tenido en sus discos, en sus canciones, en sus letras. New Morning, con toda probabilidad uno de sus discos mas infravalorados es un ejemplo de lo que comento. Estamos en 1970 y Dylan ya había hecho su famosa peineta con el Self Portrait. Ahora ya estaba liberado de ciertas ataduras publicas, y vivía feliz con sus hijos y Sara en su refugio de Woodstock. Ese sosiego espiritual y emocional se refleja en las canciones de este maravilloso álbum. En la prensa de entonces, ávida de noticias tras el terremoto del Self Portrait, se celebró como un retorno del mejor Dylan. Cuando en realidad, la mayoría de las canciones se compusieron al mismo tiempo que las del famoso disco del autorretrato. Dylan jugando con todo y con todos, una vez mas.

La portada no le hace un gran favor, pero el contenido es quizás uno de los mas eclécticos, frescos y vitalistas que jamas haya grabado el genio. Conocido sobre todo tanto por el famoso y delicioso If Not for You que luego popularizo poco después su amigo George Harrison (presente en Woodstock en la época en que Dylan compuso este album) en su album de debut y por The Man In Me, famosísima tonadilla que hicieron popular los hermanos Coen en su The Big Lebowsky. Pero New Morning es muchísimo mas y servido en las dosis ideales. El Dylan mitómano homenajeando a Elvis en la preciosa Went to See the Gypsy. El Dylan mas waitsiano en la irónica If Dogs Run Free. El Dylan juguetón modulando su voz en Winterlude. Exultante y mas vitalista que nunca en New Morning o One More Weekend. Apabullante en Day of the Locusts o Father of Nigh. Y brillante como en sus mejores momentos en mi gran favorita, la excelente Sign on the Window. Un disco que adoro y que me llena por completo.

Lo mejor: Su coherencia, su variedad de estilos y su vitalismo. 
Lo peor: Su injusta fama de "obra menor".

domingo, 10 de julio de 2016

Nº9: Love and Theft (2001).

Hay un excelente libro en español escrito por Eduardo Izquierdo y titulado acertadamente La Trilogia del Tiempo y del Amor,que analiza a la perfección la penúltima etapa de Bob Dylan. Aquella que abarca desde mediados de los noventa hasta el Modern Times (2006). Lo recomiendo encarecidamente. Y ahí esta analizado a la perfección este este formidable Amor y Robo que Dylan publicó el famoso 11S del 2001, y compuesto por doce canciones "grabadas en doce sesiones". Con este album, Dylan concretaba su propuesta en el nuevo siglo. Lejos de alzarse como adalid de la modernidad, el maestro retrocede sobre sus pasos para entregar un disco asentado en el blues y en la música negra del primer cuarto de siglo XX. Algo que en el 92/93 con aquellos dos impecables discos de versiones empezó a gestarse, cobra aquí toda su grandeza y sentido. Amor y Robo. Amor por su país y sus esencias musicales, y robo porque Dylan construye sus temas desde un prisma clásico y que derivó en que por primera vez empezaran pesar sobre el algunas criticas por plagio.

En cualquier caso, la banda de Dylan (clave aquí) borda el disco y logran plasmar en música lo que el genio de Minnesota tenía en la cabeza cuando entró en estudio en Mayo del 2001. Lejos de la angustia vital del formidable Time Out Mind, aquí Dylan se muestra mas vitalista, disfrutando del trabajo en estudio y del acabado final de las canciones. Misissipi, descarte de la época anterior con Lanois, brilla con especial genialidad en la colección. También es el tema aparte de Love and Theft. Porque la carnaza de este disco está en el traje de crooner atemporal que el maestro adopta en High Water, Bye and Bye, Summer Days, Floater o Po´Boy. La citada High Water es el pivote sobre el que gira toda la obra. Y Lonesome Day Blues es una rotunda mirada al blues mas racial. Obra maestra indiscutible y segundo álbum dentro de una no intencionada trilogía soberbia.

Lo mejor: Su innegable sabor a clásico atemporal. 
Lo peor: Que los que adoren el ambiente y la globalidad de Time Out Of Mind puedan sentirse decepcionados por esperar algo similar aquí.

viernes, 8 de julio de 2016

Nº10: Shot Of Love (1980).

Sorprendente elección para un Top 10 de discos favoritos de Bob Dylan, supongo. Pero siempre me resultó un álbum tremendamente infravalorado dentro de su (para mi impecable) trilogía cristiana (a Saved le pasa tres cuartos de lo mismo). Pero Shot Of Love es un pequeña gran debilidad para mi. No tan hardcore como su antecesor ni tan impoluto como el seminal Slow Train Coming, pero con un catalogo de canciones (las incluidas y las no incluidas, ojo al dato: Caribbean Wind, You Changed My Life o Angelina) que hacen de el mi album referente de los algo confusos ochenta de Bob Dylan.

Realmente no es un disco como Saved, en el sentido cristiano de la palabra. Aquí hay menos gospel, menos salmos, las leras son mas comedidas y el resultado musical mucho mas abierto. Su escucha repetida recompensa al oyente y adelanta algunas cosas que luego escucharemos en Infidels (1983). Pero Shot Of Love (con su horrorosa portada) es el disco que incluye gemas del calibre Every Grain of Sand, una de las mayores cotas creativas de Bob Dylan. Heart Of Mine es otra delicia y destila optimismo y encanto en cada segundo. Lenny Bruce es un homenaje sentido al famoso cómico estadounidense. El poso mas extremo se asienta en temas como Shot Of Love o Property Of Jesus. Mientras que The Groom's Still Waiting at the Altar (que originalmente fue una cara B y que posteriormente se incluyo en la edición de cd), es un rock poderosisimo. Y siento una especial debilidad por In  The Summertime, una  olvidada y delicada pieza que Dylan canta de forma impecable. Tenía que incluirlo en este top10. Su trilogía cristiana es todavía una etapa por descubrir y reivindicar.

Lo mejor: El hecho de que sea un disco aun por descubrir por muchos. Su frescura. Every Grain Of Sand.
Lo peor: La portada, la producción pelín insuficiente y que su valor musical quede oscurecido por pertenecer a una de sus etapas personales y creativas mas impopulares.

jueves, 7 de julio de 2016

Mi Top 10 Dylan Albums.


Mi amigo Jose se marcha a New York por razones turísticas este verano. Aunque hay un trasfondo musical detrás evidente. Springsteeniano hasta la médula, el bribón va a visitar todo el templo Brusero. Se lo merece y me alegro un montón por el. Esperaré las fotos con ganas. Pero como es listo y tiene muy buen gusto musical, también hará una ruta dylaniana por la ciudad de los rascacielos. Ya tiene mis recomendaciones (aunque servidor nunca haya estado por allí) y varios planes alternativos a elegir. Lo gozará seguro. Y en honor a mi amigo Jose y al señor Zimmerman me he animado a escribir diez entradas comentando mis diez discos favoritos del maestro de Duluth. Tarea muy complicada, pero creo que la tengo bastante pensada. Me pondré a ellos en breve. Buen viaje colega!

miércoles, 6 de julio de 2016

Nobody Sings Dylan Like Dylan.

Como dylaniano convencido y admirador eterno de Bob Dylan siempre he tenido claro que nadie canta Dylan como Bob Dylan. Mis amigos detractores del genio ya saben cual es mi punto débil y saben como atacarme e irritarme. Con el tiempo he asumido que es un simple rol provocador y lamento a veces su pobre ignorancia. Para mi Dylan es con Sinatra la voz definitiva del siglo XX. Y el interprete por excelencia así como el creador musical mas importante de todos los tiempos. Pero todo esto daría para mas paginas y paginas que ahora no creo que convenga. No es el caso. La idea era recomendar este cuádruple (ahí es nada) álbum de tributo a Bob Dylan que cayó del cielo del 2012 para apoyar a la siempre presente Amnistía Internacional.

Aquellos que piensan que las canciones de Dylan suenan mejor en las voces de otros artistas tienen aquí un excelente surtido de estilos y texturas para elegir. También varias docenas de razones para hacernos ver a los dylanianos lo equivocados que estamos (ja!). Pero los fans del genio de Duluth también podemos disfrutar (yo lo hago) con muchas de las versiones aquí recogidas de un cancionero tan apabullante e infinito. El listado es de órdago. Y la mayoría de las versiones son coherentes y racionales. Llama la atención la presencia de Miley Cirus en una im-pe-ca-ble You´re Gonna Make Me Lonesome When You Go o un imponente Tom Morello en la extraordinaria de por si Blind Willie McTell. Estamos hablando de un viaje de cuatro discos, de decenas de versiones y nombres como Sting, Elvis Costello, Diana Krall (me derrito oyéndola cantar uno de mis himnos dylanianos como es el Simple Twist Of Fate), Pete Townsend, Jackson Browne, Patti Smith, Joan Baez (extraordinaria en Seven Curses), Bryan Ferry, Lucinda Williams, Steve Earle...etc. Un album largo, extenso y para escuchar con atención y paciencia. Pero recuerda mi premisa: Nobody Sings Dylan Like Dylan. Por cierto, el álbum se llama Chimes Of Freedoom, como el tema incluido en Another Side. Disfrutaras.


lunes, 4 de julio de 2016

Shirley.


Si, es mi actriz favorita. Difícil elección estando siempre Bette Davis por ahí. Pero Shirley Mclaine es la mía. Desde que la vi en El Apartamento quedé prendado de su sonrisa, de su aire desenfadado, de sus ojos y mirada chispeante, de su talento innato tanto para la comedia y el drama, de su capacidad de empatía para estar a la altura siempre de monstruos de la interpretación como Lemmon, Nicholson o Eastwood, de su activismo social....Ademas ha envejecido muy dignamente y es la abuela ideal para películas de familia y sobremesa. Tardó en ser reconocida (Oscar en 1984 por La Fuerza del Cariño) pero solo por ser Irma, La Dulce (mi película de Navidad favorita) ya tendrá mi devoción eterna. Compañera de juegos del Rat Pack, hermana mayor de Warren Beatty, musa de Billy Wilder, simplemente, Shirley. Mi reina.


sábado, 2 de julio de 2016

Plastic Ono Band.

Me hago una idea de las caras que muchos seguidores de los Beatles pusieron cuando escucharon a Lennon berrerar como lo hace en Mother o Well Well Well. Esto era otra cosa. Con el tiempo he acabado por admitir que es lo mejor que hizo John desde que le dijo a Paul que se marchaba de los Beatles. Siempre me habia sentido mas cerca de la musicalidad del album Imagine, pero el fondo y la crudeza de esta obra al final han acabado imponiéndose en mis preferencias. Quizás de forma inconsciente, porque hay cosas como Working Class Hero que me parecen horrorsas. De lo peor que hizo Lennon en su carrera. En fondo y forma.

Pero Plastic Ono Band, como album y ya desde esa bucólica portada (con seguridad una de mis diez favoritas de toda la historia del rock), es algo mas que buena música. Leo en muchos sitios lo del grito primario de Lennon. Está claro. Es John en su esencia. Supongo que se sentía seguro y era lo que quería y necesitaba hacer. Mother y God, las dos gemas que abren y cierran el disco, emocionan y apabullan de una forma brutal. Esas canciones no son de este mundo de lo expresivas que resultan al escucharlas. John no está pero cuando las escuchas lo sientes mas vivo que nunca (mas que cuando escuchas Revolution o Come Together). Me gustan mucho otras piezas mas moldeables como la emotiva Love o Hold On. E Isolation o I Found Out me parecen mas que interesantes. Musicalmente no es la cima del musico. Pero en su concepto y en sus intenciones esta la clave. Lennon ya se sentía liberado. Lastima que, en mi opinión, su carrera posterior nunca estuviera a la altura de lo que a un genio como el se le suponía. 


viernes, 1 de julio de 2016

Human.


I play a good game
But not as good as you
I can be a little cold
But you can be so cruel
I'm not made of brick
I'm not made of stone
But I had you fooled enough to take me on
If love was a war
It's you who has won
While I was confessing it
You held your tongue
Now the damage is done

Well there's blood in these veins
And I cry when in pain
I'm only human on the inside
And if looks could deceive
Make it hard to believe
I'm only human on the inside

I thought you'd come through
I thought you'd come clean
You were the best thing, I should never have seen
But you go to extremes
You push me too far
Then you keep going til you break my heart
Yeah, you break my heart

See I bleed and I bruise
Oh, but what's it to you
I'm only human on the inside
And if looks could deceive
Make it hard to believe
I'm only human on the inside
I crash and I burn
Maybe someday you'll learn
I'm only human on the inside
I stumble I fall
Baby, under it all
I'm only human on the inside

jueves, 30 de junio de 2016

Revolver.

Que mas se le puede pedir a un disco?. Fucking Album!, como dijo Noel Gallagher cuando hablaba de sus referencias musicales al grabar su Definitely Maybe. Es el jodido album Revolver de los Beatles. Tantas ideas en sus surcos que resulta abrumador. Cada canción, cada acorde, cada cambio de ritmo es tan revelador de lo que es el pop que apenas le resisten comparación cualquier otro disco de su época (y de cualquier otra). Los Beatles en pleno desparrame creativo y de ideas, sin pasarse de rosca un ápice. Y para mas inri, dejando cosas como Rain o Paperback Writer para los 7" tan de moda entonces. Tre-men-do. Lo dicho: Quien da mas? Solo ellos, supongo.

Siempre he defendido la tesis por la cual considero Revolver como el disco en el que Paul adelantó a John por la derecha. El contrapunto al formidable Rubber Soul. Hablando claro, las composiciones de Paul en Revolver me parecen de las mejores de toda su carrera (For No One y Eleanor Rigby a la cabeza) y superan, a gusto personal, las que aquí incluye John. Aunque paradójicamente She Said She Said sea una de mis favoritas del disco. Harrison empezaba a destaparse como gran compositor y excepcional guitarrista. Aquí hay pop, rock, psicodelia, soul, vientos, nanas.....todo. Y ni un "pero" a nada. Ni siquiera al Yellow Submarine, por supuesto. La portada collage es otro referente pop como lo puedan ser cualquier obra de Andy Warhol o Roy Lichenstein. Los Beatles en su etapa 65/66, ni mas ni menos. Palabras mayores.

miércoles, 29 de junio de 2016

Superunknown.

Sin duda el disco del llamado grunge que mas escuché en su época. Aunque fue un disco tardío y editado a la vez que Kobain finiquitara su carrera y su vida, me pasé medio verano del 94 con este disco metido en el walkman. Digamos que el sonido de estos tipos se amoldó mas a mis oídos que el de Pearl Jam y Nirvana. Con Pearl Jam hice las paces para siempre hace unos años, con los de Kobain sigo sin poder. En cualquier caso, enorme disco de Soundgarden, las cosas como son. Pelín largo pero con momentos de una intensidad arrebatadora. Black Hole Sun es simplemente un himno compuesto a la perfección y capaz de unir a publico de diversa índole y preferencias. No hay otra. Mucho mas efectivo que otras canciones mas populares del vivero de Seattlte.

Pasados veinte años sigo disfrutando escuchándolo. Reconozco que se me hace mas cuesta arriba terminarlo del tirón (cosas de la edad, supongo) pero sigo pensando que es un perfecto ejemplo de lo que fue, sonoramente, aquel movimiento, aquella época. Chris Cornell tenía un poso rock que iba mas allá del sonido crudo y hard del grupo, y eso hacia atractiva toda la propuesta de Soundgarden. Ademas, molaba mucho su toque siniestro (portada, letras...) y cuando en un bar de entonces sonaba Spoonman no te podias resistir a gritar su estribillo. Temazos adictivos como My Wave, Fell On Black Days, la propia Superunknown o 4th of July dieron al grupo el suficiente crédito para dar el salto cualitativo a las grandes ligas del rock. Cosa que paradójicamente nunca llegó a concretarse. Uno de esos discos que se suelen denominar "hijos de una época".


martes, 28 de junio de 2016

Songs Of Faith And Devotion.

La sensación de lejanía que tengo con Depeche Mode es cada vez mayor. Nuestros caminos se han distanciado tanto que hoy en día los veo como un mero grupo de juventud. Me enganché mucho a su música en los noventa (período 93-99), pero en el nuevo siglo la cosa ha ido menguando hasta considerarlos hoy un grupo de mas. Me extraño ante su inmarchitable aureola de grupo de culto y me sorprendo de su innegable capacidad de convocatoria, pero los veo con frialdad e indiferencia. En definitiva, su música no esta resistiendo nada bien el paso del tiempo en mi caso. No así en 1993, cuando el album Songs Of Faith And Devotion, me voló directamente la cabeza.

Me gustó su cambio de imagen, su vena mas rock, sus guiños gospel y en general un contenido musical menos electrónico. Depeche Mode me gustan cuando son intensos de verdad (Things You Said, Stripped, Enjoy The Silence, Home) pero no comulgo con su lado mas tecno-pop (prácticamente el 80% de su obra de los ochenta). Pero este album de 1993 es otra cosa. I Feel You se llevó la fama, pero cuando uno escucha Walking In My Shoes, In Your Room, One Cares, Higher Love o Mercy In You no le quedan demasiadas excusas. La música habla por si misma. Lo curioso es que este disco se ha convertido en una extraña rareza de su discografia (para mi es su mejor álbum y de lejos) y solo el misterioso y atormentado Ultra de 1997 me llena por igual. Infravalorado por las famosas listas de lo mejor de los 90, pero con los suficientes galones para ser considerado uno de mis discos favoritos de su época. 


lunes, 27 de junio de 2016

La Venganza de Ulzana.

Extraordinario western de la mano de uno de los maestros del género, Robert Aldrich. Crudo, impresionista, violento, excepcional. Posiblemente, el mejor western de los rodados en la década de los setenta. Una película que crece y crece con cada nuevo visionado. Tildada en su día de racista (por el tratamiento que se da a los Apaches) el paso del tiempo a puesto las cosas en su sitio. La Venganza de Ulzana es una revisión cruda y brutal de la guerra entre los Apaches y la caballería en la frontera de Arizona. Recoge varias de las escenas mas brutales y salvajes que se han filmado nunca en el género y al mismo tiempo trata con fidelidad las costumbres guerreras de la tribu india, mostrándolo tal cual eran. Lo mismo en el caso del bando contrario.

A todo esto, las interpretaciones de todo el reparto son punto y aparte. Lancaster ofrece uno de los retratos definitivos del solitario crepuscular, oscuro, de miradas y gestos. La fotografía es absolutamente memorable por su buen gusto y el tratamiento que ofrece de las áridas y amarillas tierras de Arizona. El montaje del film no da respiro y los escasos diálogos dejan al aficionado estupefacto. Como dijo un critico: En La Venganza de Ulzana, se cabalga y se combate de día y se habla de noche. Así es. Una película que llevó al  genero Western a una nueva dimensión. Permanecerá siempre como uno de mis favoritos y actúa como perfecto eslabón entre una obra anterior como Centauros del Desierto (con la que mantiene muchos puntos en común) y como inevitable inspiración para futuras cimas del genero como Bailando Con Lobos. Una obra maestra indiscutible.


viernes, 24 de junio de 2016

An Architect's Dream.


Watching the painter painting
And all the time, the light is changing
And he keeps painting
That bit there, it was an accident
But he's so pleased
It's the best mistake, he could make
And it's my favourite piece
It's just great

The flick of a wrist
Twisting down to the hips
So the lovers begin, with a kiss
In a tryst
It's just a smudge
But what it becomes
In his hands...
Curving and sweeping
Rising and reaching
I could feel what he was feeling
Lines like these have got to be
An architect's dream

It's always the same
Whenever he works on a pavement
It starts to rain
And all the time
The light is changing

martes, 21 de junio de 2016

Goats Head Soup.

Es raro que los Rolling Stones apenas hayan aparecido en el blog hasta ahora. Hablo de una de las bandas de mi vida, sin discusión. Se lo merecen todo. Y nos dan mucho (atención a la reedicion del Stripped). Cuidan a su publico y miman su catalogo. Pocos lo hacen mejor que ellos. Y en 1973, nadie. Goats Head Soup sufre el injusto honor de ser el disco siguiente a esa racha insuperable de los Stones que empezó con Beggar´s Banquet y termino con el Exile On Main Street. Pero es mal disco? Ni por asomo. Acudo al clasico: "cualquier banda de rock de la época (o de cualquier otra) matarían por una colección de canciones semejante". A pesar del inicio a los infiernos de Keith, de la progresiva desmotivación de Taylor y del autoendiosamiento de Mick, los Stones tenían muchas balas en la recamara.

Basta con mencionar canciones como Winter (ufff, que delicia), Silver Train (que no habría desentonado en absoluto en el doble del exilio), Coming Down Again (con uno de los mejores Richards de siempre), Star Star, Dancing With Mr D, 100 Years Ago, Can You Hear The Music....En fin, varias de las canciones mas infravaloradas del catalogo stoniano. Aparece con galones el gran Billy Preston y todavía estaba el gran Jimmy Miller en los mandos, y el sonido clásico Stone seguía pulido y engrasado. La gira europea que devino de este album ha sido una de las mejores de su historia. Señor disco. (Nótese que no he mencionado Angie, canción por la que los no aficionados a la música del grupo recuerdan la existencia de este disco).


The Riddle.


I got two strong arms blessings of Babylon
Time to carry on and try for sins and false alarms
So to America the brave
Wise men save

Near a tree by a river
There's a hole in the ground
Where an old man of Aran
Goes around and around

And his mind is a beacon in the veil of the night
For a strange kind of fashion
There's a wrong and a right
But he'll never, never fight over you

I got plans for us nights in the scullery
And days instead of me
I only know what to discuss of for anything but light
Wise men fighting over you

It's not me you see pieces of valentine
With just a song of mine to keep from burning history
Seasons of gasoline and gold
Wise men fold

Near a tree by a river
There's a hole in the ground
Where an old man of Aran
Goes around and around

And his mind is a beacon in the veil of the night
For a strange kind of fashion
There's a wrong and a right
But he'll never, never fight over you

I got time to kill sly looks in corridors
Without a plan of yours a blackbird sings on bluebird hill
Thanks to the calling of the wild
Wise mens child

Near a tree by a river
There's a hole in the ground
Where an old man of Aran
Goes around and around

And his mind is a beacon
In the veil of the night
For a strange kind of fashion
There's a wrong and a right
But he'll never, never fight

Near a tree by a river
There's a hole in the ground
Where an old man of Aran
Goes around and around

And his mind is a beacon
In the veil of the night
For a strange kind of fashion
There's a wrong and a right
But he'll never, never fight over you
No he'll never, never fight over you

sábado, 18 de junio de 2016

Sting Me.


If you feel like a riot, then don't you deny it
Put your good foot forward
No need for heroics I just want you to show it
Now's the time to shine
Your independence is a half ass deliverance
The train left the station
The recognition of the same old condition
Your symptoms showing through

Well regardless of the truth
You still act so aloof
In the face of your judge & jury
You nave the nerve to say not guilty

But can you sting me
Can you sting me
Right to my rotten bones

Well the bells ring out for the crimes of the century
By courtesy of your mother
The signs reads welcome to the valley of discovery
Look at what money can buy
Sons & daughters better open your eyes
Tell me what you're seeing
This submission is a tired tradition
It's everyone's sacrifice

Well believe you me
I've got nothing up my sleeve
Except a heart and a chip on my shoulder
Yes I'm young and don't like getting older

Yeah but can you sting me
Can you sting me
Right to my rotten bones

Come on my sweet little thing
What new things can you show me today
I got one question
I believe it's subjective
What is a wasp without her sting?

I don't want to sound bitter
Yeah you touch me just like murder
Living ain't so easy
When all I want from you is to sting me

Can you sting me

jueves, 16 de junio de 2016

Live In New York City.

El gran Paul Simon vuelve a tierras hispanas tras la recordada gira del 91. Es uno de mis artistas favoritos (desde que de crío poníamos a todas horas el vinilo del Greatest Hits de S&G) pero nunca le he podido ver en vivo. Y esta vez me pilla cerca, en casa. Si dios quiere me gustaría poder ir a verle y disfrutarle como merece. Su ultimo disco, aunque me ha descolocado, me está empezando a gustar. Pero Paul Simon es eso y muchísimo mas. Estamos hablando de uno de los mas grandes songwriters de la historia. Y ademas, el mito esta en forma, algo que corroboraron su excelente So Beautiful or So What (2011) y este impecable y muy olvidado Live In New York City

Este doble en directo del 2012 fue un album que adquirí pensando que sería imposible que superara al canónico Concert In the Park de 1991, pero ante mi sorpresa me encontré con un disco (y DVD del concierto) diferente y con un tratamiento exquisito. Es un show celebrado en el minúsculo pero acogedor Webster Hall de New York ante un publico rendido a su ilustre vecino, algo que se agradece en este tipo de artefactos. El sonido y la imagen son impecables. Y aunque el peso de la actuación no recae sobre las canciones del entonces reciente So Beautiful Or So What, si nos ofrece versiones deliciosas de temas como la propia So Beautiful or So What, Dazzing Blue o The Afterlife. El resto, como es de suponer, es un monumental repaso a su carrera.

Con una banda de músicos sobresaliente (que recuerda a la que le acompañaba en la gira del 91, en cierta medida y con el imprescindible e inseparable MarK Stewart a bordo), Simon desgrana poco a poco muchas de las joyas que jalonan su insuperable repertorio. En versiones cuidadas, diferentes a las conocidas y con decenas de matices para el disfrute del seguidor atento. El comienzo inevitable con The Obvious Child, pasando por piezas de la sutileza de 50 ways to Leave Your Lover, la belleza de Hearts And Bones, la excelencia de Boy In The Bubble o Diamonds On The Soles Of Her Shoes, y la obra magna de Still Crazy After All These Years. Por supuesto, guiños a su catalogo con Art en versiones excelentes de The Only Living Boy in New York o The Sound Of Silence. Todo eso y mucho mas, Paul Simon en la intimidad y lejos de las multitudes del Central Park. Puro gozo.


miércoles, 15 de junio de 2016

Diogenes.



Hace meses que no hago mas que acumular libros, discos y películas en la mesilla de noche. Por supuesto, todo pendiente de leer, escuchar y visionar. Me he pasado de la raya, sinceramente. Mi mujer me dice que parezco que estoy preparando mi jubilación con tanto que hacer en los próximos....50 años? La falta de tiempo material para abordar estas lecturas o esas escuchas es la clave. No lo tengo. Entre el trabajo absorbente que tengo y las enanas, no puedo. Entonces porque sigo adquiriendo discos, películas o libros? No lo se. Preguntemos a Diogenes....yo no tengo respuesta. En el fondo se trata de una afición mas cualquiera y que tambien tiene un halo romantico irrestible. Pero eso si, es mi afición. La mayor de todas. Una pasión. No creo que cambie a estas alturas....Ademas, me tranquiliza saber que no soy el único. A la mayoría de mis amigos les pasa lo mismo. O eso me dicen....

martes, 14 de junio de 2016

Hounds of Love.

Pasa por ser el álbum mas citado como "el mejor" en la carrera de Kate Bush. Yo huyo de ese tipo de adjetivos. La carrera de semejante artista no puede medirse entre lo mejor y lo peor. De hecho, la crítica se cebó con ella tras el The Dreaming (1982), álbum predecesor de Hounds Of Love (1985) cuando a mi me parece que el tiempo ha demostrado que es uno de los discos mas memorables y personales de su obra. Pero eso lo dejaré mejor para el día que trate ese disco en exclusiva. Hounds Of Love surgió como reacción de Kate a las malas criticas del citado album predecesor. La artista británica se encerró en su casa, montó un estudio y durante meses se dedicó a dar forma a las excepcionales canciones que conforman este portentoso álbum. Uno de mis grandes favoritos de su carrera y de toda la década de los ochenta. Tampoco soy el único. En la pagina de rateyourmusic aparece votado como el segundo album mas importante del año 1985. Ademas tuvo un exito comercial considerable, abriendo el horizonte del mercado norteamericano para Kate.

Al margen de todo ello, su valor musical y de ideas pop resulta apabullante. Pensando para vinilo, su primera cara recoge varias de las canciones mas recordadas de su repertorio y actúa como una especie de grandes éxitos de Kate. De hecho, en sus actuaciones en Londres en el 2014, prácticamente interpretó el disco en su totalidad. Ella reconoce que es uno de sus álbumes mas celebrados. Producido y compuesto por ella misma, su cara A presenta canciones como Running Up That Hill, la épica Big Sky, la extraordinaria Cloudbusting o la propia Hounds Of Love. Todas ellas acompañadas de vídeos de la época gloriosa de la MTV que auparon a Kate a unos indices de popularidad inéditos. Su segunda cara es mas personal, mas experimental y a la larga igualmente fascinante. Kate la titula The Ninth Wave y se abre con mi canción favorita del disco, la estremecedora And Dream Of Sheep, para continuar con cosas tan sugerentes como Under IceWatching You Without Me o la genial Jig of Life. Kate trató en esta segunda cara de realizar una obra semi-conceptual sobre una mujer que sobrevive perdida en el mar. Le encantan esos conceptos en sus obras  y los repetirá en muchos de sus discos. Una obra maestra del pop.


lunes, 13 de junio de 2016

Shane Fontayne.


Ayer acudí al concierto del gran Graham Nash en el teatro Maria Eugenia de Donosti (increíble lugar para un concierto, por cierto). Por supuesto el gran Nash estuvo sensacional. Compaginó con un gusto exquisito su etapa en CSN con su obra en solitario, donde su primer y extraordinario album asi como el ultimo se llevaron casi el 80% de su seleccion. En cualquier caso, deliciosa noche con una de las voces de toda una generacion. Por muchos años, Graham. Ya de paso coméntale a Stills lo bonito que es Euskadi y lo bien que le íbamos a tratar. Me encantaría ver al texano en el mismo sitio que vi a Nash anoche.

Pero lo curioso es que se hacía acompañar de un guitarrista que me pareció fabuloso. Lo tocó todo y a un nivel que rozaba la perfección. Cuando lo presentó me sonó su nombre. Pero por mucho que pensaba no di con el. Dejé este acertijo para despues del concierto. Una vez que este terminó y volvía para casa se me encendió la luz. Bingo! Shane Fontayne era el melenudo guitarra que llevó Springsteen en las giras del 92-93 presentando Human Touch y Lucky Town, dos discos que defenderé a capa y espada siempre. Una vez en casa repasé su trayectoria y me quedé absorto con su espectacular curriculum. En la wikipedia lo tienen todo. Lean lean. Así que sonaba tan bien...Gran fichaje Graham.

jueves, 9 de junio de 2016

Kate.


Es imposible permanecer impasible ante un rostro como el de ELLA. Creo que es una entre un millón. En ELLA se aúnan misterio, belleza, grandeza, fascinación, teatralidad. diferencia, coherencia y sensibilidad como en ninguna otra fémina en esto de la música popular. Quizás pase lo mismo con otras musas de este calibre pero ELLA siempre fue diferente. Desde que vi muy de niño el video de Wuthering Heights nunca me olvidé de aquella melodía y de ELLA. Su colaboración en el Dont Give Up en el imprescindible So de Peter Gabriel volvió a dejarme de piedra años después. Quien es ELLA? Como es capaz de cantar asi? me preguntaba aun imberbe. Con el paso del tiempo discos como The DreamingAerialThe Sensual World o Hounds Of Love (uno de mis discos favoritos de los ochenta sin discusión) han pasado a ser parte recurrente de mis gustos musicales. ELLA me recuerda a las grandes damas del cine mudo clásico. Inalterables, extrañas y dueñas de un aura que no se ve tan fácil en esto de la música. Sería increíble poder verla en directo, pero sueño despierto. Como muchos. ELLA es Kate Bush.



Out on the wiley, windy moors
We'd roll and fall in green.
You had a temper like my jealousy:
Too hot, too greedy.
How could you leave me,
When I needed to possess you?
I hated you. I loved you, too.

Bad dreams in the night.
They told me I was going to lose the fight,
Leave behind my wuthering, wuthering
Wuthering Heights.

Heathcliff, it's me--Cathy.
Come home. I'm so cold!
Let me in-a-your window.

Heathcliff, it's me--Cathy.
Come home. I'm so cold!
Let me in-a-your window.

Ooh, it gets dark! It gets lonely,
On the other side from you.
I pine a lot. I find the lot
Falls through without you.
I'm coming back, love.
Cruel Heathcliff, my one dream,
My only master.

Too long I roam in the night.
I'm coming back to his side, to put it right.
I'm coming home to wuthering, wuthering,
Wuthering Heights,

Heathcliff, it's me--Cathy.
Come home. I'm so cold!
Let me in-a-your window.

Heathcliff, it's me--Cathy.
Come home. I'm so cold!
Let me in-a-your window.

Ooh! Let me have it.
Let me grab your soul away.
Ooh! Let me have it.
Let me grab your soul away.
You know it's me--Cathy!

Heathcliff, it's me--Cathy.
Come home. I'm so cold!
Let me in-a-your window.

Heathcliff, it's me--Cathy.
Come home. I'm so cold!
Let me in-a-your window.

Heathcliff, it's me--Cathy.
Come home. I'm so cold!

miércoles, 8 de junio de 2016

Rain Dogs.

Llegué tarde, muy tarde, a la música de Tom Waits. Andaba tan despistado en su día que pensaba que se trataba de un actor que de vez en cuando hacía canciones, y no al revés. No obstante, cuando el de Pomona llegó a mi vida lo hizo para quedarse. Y de que manera. Nunca olvidaré el día y el momento en que seleccione Rain Dogs en mi Ipod (entonces recién adquirido). Fué paseando a mi hija mayor (que entonces tenia pocos meses) un caluroso día de Julio por el paseo de la playa de Zarautz. Extraño contraste. Aquel primer sopetón de Singapore todavía resuena en mis oídos. Hablo de uno de los comienzos que mas me han impactado desde que escucho discos. Acudí a Rain Dogs por recomendación expresa de un amigo, fan devoto y longevo de Waits. Y aunque en un principio las sensaciones fueron extrañas, el veneno fue atrapándome poco a poco, hasta considerar este album uno de mis favoritos de todos los tiempos.

Con Waits a veces se comete el error (o el acierto, depende como se mire) de hablar mas del personaje y de su universo particular que de la propia música. Esta situación es menos habitual en su primera etapa (mas asequible al oyente) y mucho mas frecuente a partir de Swordfishtrombones, el album que parió al "otro Waits". Pero aquí no debería haber escuchas. Rain Dogs es una obra monumental, que posee un indudable poso rock (Union Square, Downtown Train) que siempre se le negó al bueno Tom. Pero la fascinación por el album va mas allá y la encuentro en cosas como la decadente Tango Till They´re Sore, el blues crudo de Big Black Mariah o Diamons and Golds, con la guitarra clave de Marc Ribot: What some men will do here for diamonds, What some men will do here for gold. Y resulta imposible resistirse a la belleza poética de Hang Down Your Head y Time, ambas dos, piezas claves de la obra. Una vez que uno escucha un disco así solo le queda aplaudir (clap hands, clap hands...).



viernes, 3 de junio de 2016

Lectura West.

Soy un apasionado del Western. Tanto de su cinematografía como de su literatura. De su leyenda como su realidad. Es una de mis grandes aficiones desde que tengo uso de razón. Por todo ello, cuando tuve noticia que la editorial Valdemar iba a editar varios de los clásicos de este genero en lujosas ediciones y fantásticas introducciones a cargo de Alfonso Lara, no pude sino dar saltos de alegría. A lo largo de estos años he ido adquiriendo cada nueva publicación de esta colección (una media de tres anuales) y disfrutando de unas traducciones impecables y de unos formatos (portadas incluidas) excelentes. Creo que el trabajo de Valdemar ha dignificado, por fin, el genero literario del Western ante los aficionados a la lectura y al cine.

A veces, y es cierto, resulta difícil abstraerse del cine (en el que el Western es el género americano por excelencia y mi favorito sin discusión) cuando uno aborda la lectura de cualquiera de estos libros. Y es que estamos hablando de las obras escritas que dieron lugar o inspiraron películas tan indiscutibles y legendarias como Centauros del Desierto, la Trilogía de la Caballería de John Ford, el Hombre Que Mató a Libery Valance, Las Aventuras de Jeremias Johnson, El Arbol del Ahorcado, Raíces Profundas (Shane), Un Hombre Llamado Caballo, y un largo etc. Es inevitable asociar libro con película. Sobre todo cuando el Western es un genero que se sustenta mucho en paisajes y sonidos. No obstante, la lectura de esta serie de libros resulta enriquecedor porque aportan muchísimos puntos de vista y detalles que en las películas pueden pasar desapercibidas. Creo que ademas de tratarse de una lectura imprescindible si eres amante del genero, es una excelente oportunidad también para enriquecerse y culturizarse con detalles y descripciones de una época donde mito y realidad se confunden. Ya lo decía John Ford: Si la leyenda supera la realidad, imprime la leyenda.